El dios Vulcano

Vulcano

Continuando con la mitología romana, más precisamente con sus divinidades, pasaremos adescribir a los demás dioses. Uno de ellos es nada menos que Vulcano, el dios del fuego subterráneo y el metal. Es la divinidad herrar, pero también de la fecundidad. Tal como su nombre lo indica, este dios habita en los volcanes y su furia desata las erupciones volcánicas. Dentro de sus características de objetos se encuentra el martillo. Es el hijo de Juno y de Júpiter, pero muchos creen que Vulcano fue hijo de Junon por partenogénesis.

La historia es bastante particular. Según la mitología, Vulcano nació enfermo, por lo que su madre no lo reconoció ni como su hijo ni como dios, expulsándolo del Olimpo. DE esta manera esta divinidad cayó al mar dónde dos diosas marinas lo encontraron, y lo educaron en una cueva submarina. En dicho lugar creó su primera forja, donde produjo diversos objetos como por ejemplo el cinturón de Venus, el carro solar de Apolo, el palacio de los dioses, el tridente de Neptuno. De esta manera su madre que lo había abandonado, al ver su gran poder, lo invitó a volver al Olimpo y este lo hizo. Allí se casó con Venus.

Pero la felicidad no le iba a durar, ya que luego de tener un enfrentamiento con Júpiter, Vulcano fue expulsado por segunda vez del Olimpo, y al caer se quebró las piernas, por lo que desde allí quedó cojo para siempre. En lo que respecta a su poder, se lo asocia al fuego, ya que este es un elemneto del demonio, y Vulcano fue abandonado por su fealdad demoníaca, pero también se lo asocia al agua, por las cuevas de las ninfas bajo el mar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies