Historia De Roma: Nerva

Nerva, emperador romano, disnasti antonina, roma, cinco buenos emperadores

Marco Coceyo Nerva, fundador de la dinastía antonina y el primero de los cinco buenos emperadores.

                    Marco Coceyo Nerva, nació en Narni, la región de Umbría el 30  de Noviembre del año 30. Provenía de una familia con altos contactos políticos, su bisabuelo había sido cónsul en el año 34ac. Su abuelo formaba parte del séquito imperial de Tiberio. Un tío por parte materna, estaba casada con una hija de este mismo Emperador. También es posible, que su hermana allá estado casada con Otón, incluso durante el breve período que éste estuvo en el poder.

                   Con semejantes contactos políticos, no es de extrañar que tuviera una gran destacada carrera política, de la que la que lamentablemente quedan pocos registros. Sabemos de que fue una figura muy cercana a Nerón, que este Emperador lo nombró Pretor en el año 65 y jugó un rol fundamental en la desarticulación de la conspiración de Cayo Calpurnio Pisón. También parece de que por esta época, inició una profunda amistad con Vespasiano y fue el encargado de cuidar de su joven hijo Domiciano, cuando éste marchó a sofocar la rebelión judía.

                      La amistad de Nerva con Vespasiano hizo que tomara partido por los Flavios durante el año de los cuatro emperadores. Vespasiano no dudó en recompensarlo dándole el consulado en el año 71. Se mantuvo cercano al gobierno, colaborando en diversas tareas con los Flavios, ya sea desde el senado o en roles no tan destacados pero de suma importancia. Nerva jugó un rol fundamental en alertar a Domiciano respecto a una conspiración encabezada por Lucio Antonio Santurnio en año 89. En recompensa se le volvió a otorgar el consulado al año siguiente.

                      En el año 96, Domiciano fue asesinado por una conspiración palaciega. Al día siguiente, Nerva fue proclamado Emperador por el senado. Las razones de este nombramiento no es tan claras, algunos suponen que ya enterados de la conspiración y queriéndose adelantarse a los hechos, el senado decidió coronar a uno de sus miembros más respetados. Otros creen de que Nerva tomó parte activa de la conspiración y que su ascensión ya había sido acordada por los conspiradores.

                     Nerva asumió el trono con dos grandes problemas. El primero era su avanzada edad, contaba con 66 años, su salud no era buena y no tenía un claro heredero, por lo que se generaron muchas rencillas de poder entre quienes aspiraban a ser su sucesor. El segundo problema es que si bien Domiciano, fue asesinado por su fuerte enemistad con la clase política, era muy apreciado en el ejército y es posible que tuviera altos grados de popularidad en las calles de Roma.

                 Una de sus primeras acciones de gobierno fue una reforma fiscal que aliviaba sensiblemente de impuestos a la población de Roma y fuertes donativos a la guardia pretoriana. Esta política económica le impidió congraciarse con las legiones que amenazaban constantemente con rebelarse.

               Las medidas iniciales no bastaron para mantener a la guardia pretoriana satisfecha por mucho tiempo. Los pretorianos sitiaron el palacio imperial y obligaron a Nerva a ceder a sus demandas entre las que se encontraba ejecutar a los principales responsables de la muerte de Domiciano.  Si bien salió vivo de esta situación, quedó demostrado que su gobierno era por de más vulnerable. Con el fin de consolidar su poder, a los pocos días anunció la adopción de Marco Ulpio Trajano, el popular general de las legiones asentadas en Germania que contaba a su vez con fuertes apoyos de la clase política romana.

               Nerva vivió tres meses más, en los cuales su gobierno se mostró más revitalizado y gozó de mayor estabilidad. Murió el 27 de Enero del año 98, tal como estaba previsto, fue sucedido por Trajano sin mayores sobresaltos. Si bien no legó el trono a ningún familiar directo,  fue el primero de una sucesión pacífica de seis Emperadores que gobernó durante 96 años, conocida como “Dinastía Antonina” de los cuales, los cinco primeros suelen ser llamados “los cinco buenos emperadores”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies