Historia De Roma: Nerón Segunda Parte

 Nerón, Emperador romano, asesinato, matar, madre, 1878

«Los remordimientos de Nerón tras matar a su madre», obra del artista John  William Waterhouse, fechada en 1878.

           Quizás como una maniobra para calmar los ánimos luego del incendio, responsabilizó a los cristianos quienes eran por aquellos tiempos una secta con cierto crecimiento aunque vistos con malos ojos por la mayoría de la población. Siendo el primer Emperador del que se tenga registro que persiguió el cristianismo.

            También Nerón es recordado por su amor a las artes y las competiciones deportivas. Durante su gobierno se abrieron muchísimos teatros y estadios en Roma. El propio Emperador que componía canciones, solía dar representaciones y participar en las carreras de carros. Nada sabemos de la calidad de sus composiciones, hay quienes suponen de que era mal poeta y peor músico y que si sus obras gozaron de cierta popularidad fue gracias a su posición de poder. Otros consideran de que debido al constante interés que mantuvo por las artes desde su juventud y la completa educación que recibió, debió ser un artista de cierto nivel. Lo que sí era mal visto por las clases altas, de que alguien con la condición imperial, se dedicara a las artes escénicas que eran consideradas denigrantes.

             En política exterior mantuvo una guerra contra el Imperio Parto, pero al ver que el conflicto se alargaba sin resolverse, logró un tratado de paz con los partos que fue considerado un éxito político que mantuvo la paz con esa nación hasta el año 114, cuando el Emperador Trajano inició una campaña contra los partos.

             Durante su gobierno tuvo que hacer frente a la rebelión Británica liderada por Boudica la famosa reina guerrera que fue finalmente aplastada. También estalló en el año 66, una revuelta judía en Jerusalén que tuvo importantes consecuencias, en primer lugar por que Nerón envió a Tito Flavio Vespasiano a sofocarla, quien lo terminaría sucediendo como Emperador y porque la rebelión concluiría recién en el año 70 con una sangrienta toma de Jerusalén, en la cual los romanos destruirían el Templo.

          A finales del 67 o principios del 68, Cayo Julio Vindex, gobernador de Galia Lugdunensis se rebeló contra Nerón. El Emperador envió a Lucio Virginio Rufo a aplastar la rebelión. Vindex buscó aliados entre ellos, al respetado Galba, gobernador de Hispania Tarraconense. Las fuerzas leales a Nerón resultaron victoriosas, y el Emperador comenzó a ejecutar a quienes habían colaborado con la rebelión. Dentro del senado había muchos miembros que simpatizaban con Vindex, temiendo por sus vidas, declararon a Nerón enemigo público y nombraron a Galba como nuevo Emperador. Galba marchó con sus tropas hacia Roma, contando con el apoyo de algunos generales aliados y la indiferencia de la mayoría de los altos cargos militares, que no querían arriesgarse a alinearse en el bando perdedor.

            El senado se había asegurado la lealtad de la guardia pretoriana a base de cuantiosos sobornos y de esta forma mantuvo el control político de Roma. Nerón se vio obligado a huir de la ciudad, sin embargo, al ver que era alcanzado por un soldado pretoriano, optó por suicidarse con la ayuda de un esclavo de confianza. Según el historiador Dion Casio, sus últimas palabras fueron “¡Que artista muere conmigo!”.

              Galba quien avanzaba hacía Roma, se hizo con el control de la situación política, pero no pudo mantenerla por mucho tiempo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies