Historia De Roma: El Calendario Romano Primera Parte

 Augusto, Octavio, Octaviano, Julio, Cayo, Nombres, Romanos, Sumo Pontifice

         Retrato del emperador Augusto vestido como Sumo Pontífice de la religión romana. Cargo que entre otras responsabilidades debía regular el calendario. 

 

               El calendario romano es el antecesor directo  de nuestro calendario. La tradición atribuye su invención a Rómulo, el primer Rey de Roma.

             Los romanos tenían tres formas de identificar los años, la primera y más utilizada era contando como año 1, el año en que se fundó Roma, lo cual tradicional fija en el año 753ac. Cuando fechaban con este criterio utilizaban la expresión latina “ab urbe condita” (desde la fundación de la ciudad). Otra forma no tan popular pero utilizada de todas maneras era nombrar los años según los dos cónsules que habían gobernado la república romana en ese año. El inconveniente es que cuando se estaba hablando de varios años atrás, era probable que no todos recordaran exactamente cuando habían gobernados esos cónsules, o que no era extraño que distintos cónsules de una misma familia llevaran el mismo nombre. Con la llegada del imperio, los cónsules pasaron a ser una figura secundaria dentro de la estructura gubernamental romana y por lo tanto su capacidad para ser referencia de los años se volvió aún menor. Otra posibilidad aún menos usada, era la de usar como referencia la expulsión del último Rey de Roma en el 509ac, en cuyo caso utilizaban la expresión (post reges exactos) después de que los reyes fueron expulsados.

                 Originalmente el año estaba divido en diez meses:

     Martius, 31 días, en honor a Marte.

      Aprilis, 30 días, posiblemente en honor a Venus en su antigua denominación Apru.

   Maius, 31 días, quizás en honor a Mercurio, a su madre Maya o a los ancestros (mayores).   

     Iunius,  30 días, posiblemente en honor a la diosa Juno o a Lucio Junio Bruto, fundador de la república.

    Quintilis, 31 días, el quinto mes.

     Sextilis, 30 días, el mes sexto.

     September, 30 días, el mes séptimo.

      October, 31 días, el mes octavo.

     November, 30 días, el mes noveno.

     December, 31 días, el mes décimo.

                  Los meses totalizaban 304 días, quedando 64 días de invierno que no pertenecían a ningún mes.

                     Unos años después una reforma atribuida al segundo Rey de Roma, Numa Pompilio agregó dos meses y redistribuyó la cantidad de días de los meses para evitar que tuvieran una cantidad de días pares lo que se consideraba fuente de malos augurios.

        Martius, 31 días.

        Aprilis, 29 días.

         Maius, 31 días.

         Iunius, 29 días.

      Quintilis, 31 días.

        Sextilis, 29 días.

   September, 29 días.

       October, 31 días.

   November, 29 días.

    December, 29 días.

      Ianuarivs, 29 días, en honor al dios Jano de dos caras.

      Februarius, 28 días, dedicado al dios Februo, en honor a quien se hacían las                       ceremonias de purificación que permitían empezar el año con buenos augurios.

            El hecho de que Februarius tuviera un número de días par, se solucionaba partiendo el mes en dos partes, una de 23 días y la otra de 5.

            Como el calendario resultaba en un año de 355 días, por lo que cada cuatro años, en vez de agregar un día, debían agregar un mes completo de aproximadamente 27 días, llamado Mercedonius o Intercalaris.

               A mediados del siglo II ac, el inicio del año se cambió para el comienzo del mes de Ianuarius, lo que corresponde con nuestro primero de Enero.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies