Historia De Roma: El Calendario Juliano y el Gregoriano

 Gregorio XIII Gregoriano Calendario

Ugo Boncompagni (1502-1585) más conocido como el Papa Gregorio XIII, quien estableció un nuevo calendario que sustituyó al juliano que había sido utilizado durante más de 1500 años. Sin embargo el calendario gregoriano, es una leve modificación del juliano.

             El calendario romano tradicional tenía cada vez más problemas para precisar los ciclos de las estaciones, herramienta necesaria para la agricultura. A su vez, los sumos pontífices, comenzaron con la costumbre de alargar o acortar años para prolongar los mandatos de aquellos cónsules que le eran favorables y limitar el de sus adversarios. En el 46ac, Julio César con la colaboración del sabio alejandrino Sosígenes, estableció una reforme del calendario que permitió fijar los ciclos anuales con mayo exactitud. El año pasó a tener 365 días, por lo que se aumentó la cantidad de días que tenía cada mes. Cada cuatro años se agregaría un día a Febrero. Como un días más en un mes cada cuatro año podía alterar todas las festividades relacionados a las Calendas, Nonas e Idus, se convino de que en vez de agregar nominalmente un día más se reiteraría el sexto días antes de las Calendas de Marzo. Así cada cuatro años, existía un “Sexto día antes de las Calendas de Marzo, bis”. Y este es el origen del término año bisiesto.

               Tras la muerte de Julio César, se decidió cambiar el nombre del mes de “Quintilis” a “Iulius”, para nosotros Julio, en honor a él. El senado decidió posteriormente cambiar el nombre del mes de “Sextilis” por el de “Augustus” en honor al emperador Augusto. Lo que significó una nueva redistribución de la cantidad de días de cada mes, para que el mes de Agosto tuviera 31 días también.

               El calendario Juliano se mantuvo en uso en Europa hasta entrado el renacimiento e incluso algunos países lo siguieron utilizando hasta principios del siglo XX. La manera de contar los días siguió siendo la tradicional de los romanos. Posteriormente, con la conversión del Imperio Romano al cristianismo y la decadencia cultural, cada vez fue más dificultoso e incluso carente de sentido, el sistema de Calendas, Nonas e Idus. Los visigodos introdujeron la costumbre de sencillamente numerar los días del mes, pero no se hizo oficial hasta el reinado de Carlomagno (768 -814).

                En el año 525dc, el Papa Hormisdas encargó al monje Dionisio el Exiguo establecer con la mayor precisión posible el año de nacimiento de Jesús. Tras sus investigaciones, Dionisio concluyó que Cristo había nacido el año 735 ab urbe condita. A partir de entonces la costumbre de fechar los años según el nacimiento de Cristo se volvió cada vez más popular hasta desplazar definitivamente a la datación ab urbe condita.

              El calendario juliano tiene un error de 7,5 días cada 1000 años, este error intrínseco en el calendario llevó a que para 1582, existiera un defasaje de diez días entre la fecha y el ciclo de las estaciones. El Papa Gregorio XIII nombró una comisión de astrónomos para realizar las correcciones que fueran necesarias al calendario. En primer lugar se estableció un salto excepcional del calendario, en 1582 después del Jueves 4 de Octubre, le sucedió el Viernes 15 de Octubre. También se modificó ligeramente el criterio para los años bisiestos, el año bisiesto será una vez cada cuatro años, a menos que ese año sea divisible entre 100 (1700, 1800, 1900 no son bisiestos), pero sí serán visibles si son divisibles entre 400 (1600 y 2000 son bisiestos). A estas reformas se las consideran como calendario gregoriano, él cual tiene un error de un día cada 3300 años, lo cual lo hace una herramienta de increíble precisión.

          Sin embargo las fuertes disputas que mantenía en aquellos momentos la Iglesia Católica con las monarquías protestantes, impidió que estas aceptaran el calendario gregoriano inmediatamente. Durante algunos siglos, existieron varias fechas en Europa- En la medida que las tensiones entre el catolicismo y los protestantes se calmaron, estos países fueron abandonando el calendario juliano y adoptando el gregoriano. En 1700 lo hicieron La Alemania Protestante, Suiza, Dinamarca, Noruega e Islandia, en 1752 fue el turno del Reino Unido. Los países ortodoxos lo hicieron a comienzos del siglo XX, la URSS en 1922  y Grecia en 1923 son los dos casos más notables. También por estas épocas diversos países de Asia y África comenzaron a adoptarlo debido a la enorme influencia de la cultura europea. De esta forma el calendario juliano dejó prácticamente de existir, sustituido por su más directo heredero.

2 comments

  1. pongan la oto del calendario
    juliano
    porfa……..

  2. Escribe tu comentario aquí.Estimada Ledjama (nombre raro) quiero felicitarte por tus artículos, soy Profesor de Historia, y son muy interesantes y completos,copie algunos y el enlace para mis alumnos, y espero que ellos piensen lo mismo que yo, aunque me parece difícil nque la «chavalada»(como dicen ustedes) de por aca piense así.
    Un fuerte abrazo y FELICITACIONES

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies