Departamento de salud gainesville ga http://www.totmataro.cat/comprar-kamagra.html global seguros de salud oklahoma http://www.totmataro.cat/cialis-20mg-precio.html no comprar provigil receta

La Educación y la moda incaica

blogerredas 20 Diciembre, 2010 0

Ropa Inca



La enseñanza en el imperio Inca estaba reservada a los nobles y se daba en escuelas ubicadas en la ciudad de Cuzco. A los alumnos se les enseñaba aritmética y astronomía, ya que eran las materias mas importantes para medir la tierra y calcular los cambios de estaciones, teni8endo en cuenta que la actividad económica principal era la agricultura. Sin embargo también había educación religiosa, política, e histórica, a cargo de los amautas. Sin ambargo el resto de la población no tenía acceso a la educación, simplemente se limitaban a que aprendieran el idioma quechua, aunque esto tenía mas fines políticos que educativos.

En cuanto a la moda, la vestimenta de los incas era la típica de todos los pueblos andinos y los de la costa. Hay que tener en cuenta que el Estado Incaico controlaba todo el mercado de las fibras textiles: la lana en las tierras altas y el algodón en la costa. Además el comercio fue un factor fundamental para que las prendas confeccionadas se utilizaran en todo el territorio.

Los hombres usaban un taparrabos que se pasaba entre las piernas y se ajustaba con un cinturón, pero también llevaban ponchos y, algunas veces una capa. Siempre llevaban a todos lados donde iban, una bolsita que contenía hojas de coca, efectos personales y amuletos. Las mujeres, por su parte, vestían una especie de camisola que llegaba hasta los tobillos y se ajustaba también con un cinturón. Además empleaban un largo manto que se ponía sobre los hombros y era sujetado por un largo alfiler llamado topo. Usaban el cabello largo, con raya al medio siempre y nunca lo cortaban.

Cabe resaltar que los que más se adornaban eran los hombres y solo los nobles podían utilizar orejeras y narigueras. Ellos llevaban el pelo medianamente largo y utilizaban vinchas de color. Tal vez lo único que tenían en común ambos sexos era el uso de las sandalias confeccionadas con piel de llama sin curtir.